miércoles, 14 de noviembre de 2012

Artículo Neurociencias: Sistemas emocionales primarios.


Sistemas emocionales primarios.
Roberto Rosler

Las emociones surgen de programas cerebrales heredados de especies ancestrales. Los sistemas emocionales son instrumentos evolutivos que promueven la coherencia psico-conductual y que durante la evolución fueron efectivos en dar respuestas a nuestras necesidades primarias y en pasar la información genética a las generaciones futuras.

Los estímulos externos gatillan “combos” preparados de respuestas neuronales.

Los sistemas emocionales funcionan como una enorme “batería” que energiza y guía al organismo en sus interacciones con el medio ambiente. Así, siguiendo a Panksepp podemos definir a una Emoción como un proceso psiconeuronal innato que controla el vigor y el patrón de acción del intercambio conductual con otros seres vivientes y objetos de importancia para la supervivencia. La respuesta emocional frente a una interacción dada dependerá de si ésta promueve o no la supervivencia.

Las funciones afectivas además de codificar la información nueva pueden recuperarla a posteriori posibilitando que esta información sea generalizada para nuevos eventos en el futuro de manera eficiente y veloz. ¡Por lo tanto los procesos emocionales NO son estáticos! Sus circuitos se modifican y cambian con el desarrollo y la experiencia.

Así los sistemas emocionales ofrecen soluciones a problemas como: ¿Cómo obtengo comida? ¿Cómo permanezco intacto? ¿Cómo aseguro mis contactos sociales?

Estas preguntas acerca de la supervivencia se contestaron durante la evolución mediante la aparición de los sistemas emocionales.

Los criterios neurobiológicos que definen a un “sistema emocional” son los siguientes:

Son circuitos genéticamente predeterminados para responder en forma incondicionada ante estímulos ambientales desafiantes. O sea que responden ante cierto tipo de estímulos ambientales en forma “instintiva” sin requerir de un aprendizaje previo.

Organizan respuestas motoras y cambios autonómicos y hormonales que han probado ser adaptativos (o sea que aumentan la posibilidad de supervivencia y reproducción).

Modifican el umbral de excitabilidad de los sistemas sensoriales. Un ejemplo de esta característica de los sistemas emocionales es la disminución del dolor ante estímulos con respuestas emocionales agudas (analgesia por estrés) y el aumento del dolor ante estímulos con respuestas emocionales crónicas (Hiperalgesia en el dolor por cáncer).

Son controlables en forma condicionada por estímulos ambientales emocionalmente neutros. Esto significa que los sistemas emocionales pueden aprender mediante un reflejo condicionado pavloviano a dar respuestas ante estímulos ambientales ante los cuales dichos sistemas no estaban instintivamente preparados para responder.

Tienen conexiones neuronales recíprocas con las áreas cognitivas a través de las cuales los sistemas emocionales y cognitivos pueden controlarse mutuamente.

Cumplen con estas características, y por lo tanto son definidos como sistemas emocionales, los siguientes circuitos neuronales:

Sistema de Búsqueda: Aumenta las posibilidades de supervivencia del organismo al hacer que esté muy interesado en interactuar con el medio ambiente en la búsqueda de incentivos y recursos como comida, agua, sexo, calor y contacto social. Los motiva cuando están a punto de encontrar lo que están buscando y les permite anticipar cosas que necesitan para la supervivencia. Facilita el aprendizaje y en los seres humanos genera y sostiene todo tipo de curiosidad (¡aún la intelectual!). El circuito neuronal más estudiado en relación con este sistema emocional es la vía mesocortical dopaminérgica que va desde el Área Tegmental Ventral en el Mesencéfalo hacia el Núcleo Accumbens que es un Ganglio Basal filogenéticamente antigua (pertenece al Archiestriado). Desde el núcleo Accumbens esta vía se proyecta fundamentalmente a la Corteza Prefrontal. Prácticamente todas las drogas adictivas, ilegales y legales, (Cocaína, Anfetaminas, Alcohol, Nicotina, Heroína, etc) activan este circuito. Esta es la explicación del “atractivo psíquico” de estas sustancias.



Sistema de Agresividad: Activado por la frustración o por coartar la libertad del organismo, aumenta la energía psíquica. Por lo tanto este sistema energiza las conductas cuando el organismo es irritado o restringido cumpliendo funciones de defensa del organismo y de su territorio al generar miedo en el oponente.

Sistema de Miedo: Reduce las posibilidades de ser destruido o de sufrir dolor. Cuando es activado puede generar respuestas de escape o de congelamiento (freezing) según si el estímulo generador de la respuesta es evitable o no. La estimulación crónica del sistema de miedo en los seres humanos genera ansiedad.

Sistema de Pánico: Para comprender la importancia de este circuito neuronal debemos recordar que los mamíferos somos los organismo con mayor dependencia social del árbol filogenético. Este sistema emocional indica la pérdida del apoyo social y la sensación de soledad mediante llamados de separación como lo es el llanto en los seres humanos. La evolución ha provisto a los mamíferos de un sistema de seguridad que apoya las funciones de los circuitos relacionados con el instinto maternal estimulando a que la madre cuide a su cría y que la cría sienta necesidad de su cuidado. El sustrato anatómico de los sistemas de agresividad, miedo y pánico estaría relacionado con las conexiones Amigdalino – Hipotalámicas.



Sistemas socio-emocionales: La “lujuria sexual”, el cuidado maternal y el juego rudo son sistemas emocionales más sofisticados. Es interesante destacar que el sistema de cuidado y alimentación maternal surgieron durante la evolución de circuitos neuronales que inicialmente mediaban la sexualidad. Un ejemplo de esto es que la Oxitocina es un Neurotransmisor (NT) tanto de los circuitos que median el cuidado maternal como los de sexualidad.
  

Dr. Roberto Rosler
Orador y tutor en Asociación Educar.
Médico Neurocirujano egresado con Diploma de Honor - Universidad de Buenos Aires.
Médico Asistente Extranjero de los Hospitales de Paris (Francia).
Profesor de Neurofisiología y Neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad Abierta Interamericana.
Docente de Neurocirugía de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.
Profesor de Neurofisiología, Neuroanatomía e Historia de la Medicina de la Facultad de Medicina del Hospital Italiano.
Profesor adjunto de Neurología y Neurocirugía de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Católica de Buenos Aires.
Director de la Diplomatura "Bases neurobiológicas de la didáctica" dictado en la Universidad Católica de Santiago del Estero sede Buenos Aires.
Profesor de Educación Sexual Integral del Profesorado de nivel Inicial y Primario del Instituto Santa Ana y San Joaquín.

Blog del Dr. Roberto Rosler:

Asociación Educar
Ciencias y Neurociencias aplicadas al Desarrollo Humano
www.asociacioneducar.com

Seguinos en:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada